La megaguía para ser superproductivo

Standard

productividad

Lo sé, el título es muy “moña”, casi “vendehumos” pero no se me ocurría otra forma de que abrieras el enlace y capturar tu atención. Eso sí, lo he hecho con un buen motivo, si aplicas los principios que te explico aquí creo que tu nivel de productividad en el trabajo o en cualquier actividad que hagas va a mejorar significativamente. Dame un voto de confianza, pruébalo y si no te funciona siempre puedes decir que es una mierda y que no sirve para nada ;)

¿Cómo se qué funciona? Por que lo he estado probando y funciona. A días funciona mejor, a otros peor, pero trabajándolo es la única forma efectiva de que lleguen resultados. He estado unas cuantas semanas investigando formas de ser más productivo, entendiendo por productividad lo siguiente: forma de ser más efectivo trabajando, invirtiendo la cantidad de energía imprescindible. Ni más ni menos, la imprescindible. En las fábricas se mide en cantidad de productos por hora y sin embargo en el trabajo la medida productiva es más “intangible” ya que tenemos tareas y tiempo con lo cuál parece que no haya forma de medir cómo de productivo eres. Date cuenta que no hablo de tiempo, el tiempo es muy relativo y de hecho te habrás dado cuenta que a veces necesitas 2 minutos para hacer algo y en otras ocasiones te puede llevar 2 horas hacer lo mismo. Por tanto la clave en mi opinión es invertir la cantidad de energía imprescindible y eso puede sonar a “vago” en una cultura como la española en la que parece que el que hace más horas es el que más trabaja. Siempre surgen tareas puntuales, o cosas que decidimos querer acabar antes y “nos roban” más tiempo, pero cuando el problema es repetitivo semana a semana está claro que algo estamos haciendo mal.

Por último antes de empezar: no vamos a hablar de Pomodoro, de GTD ni otras técnicas que existen sino que iré al origen del problema. Por eso estoy seguro que con la práctica lograrás ser más productivo.

Principio1: controla el tiempo, que no te controle él

¿Has oído hablar del “sindrome del estudiante” o del “principio de Paretto”? Ambas vienen a decir lo mismo: que la duración de una tarea se alarga el tiempo que se tiene para realizarla. Por ese motivo el estudiante, cuando se acercan los exámenes, saca tiempo y concentración donde la haya y le da tiempo a prepararse los exámenes. Si no hubiera exámenes no estudiaría. Si se piensa bien el planteamiento es totalmente ilógico, ¿la tarea depende del tiempo que tengas? ¿no será a la inversa? La clave radica en que durante un corto periodo de tiempo enfocamos mucha energía en algo en lo que estamos plenamente concentrados y nuestra motivación por enfocarnos es mayor a la pereza que nos da hacer esa actividad. O lo que es lo mismo, en cuanto coges las riendas del tiempo y el tiempo no te lleva a ti, logras ser más productivo.

Principio 2: dale al tiempo el valor que tiene

No le damos al tiempo el valor que tiene. Hay 2 tipos de interrupciones: las involuntarias y las programadas. Las programadas aportan frescura, te despejan y dan margen a tu cabeza para que repose del esfuerzo que has hecho. Las involuntarias fusilan literalmente tu creatividad ya que, nuevamente, no dependen de ti y te hacen tener la sensación de que no dominas el tiempo si no que el tiempo te domina a ti. Además, estas interrupciones involuntarias rompen tu flujo programado de trabajo con lo que cuesta luego de nuevo retoma con lo que estabas haciendo. Técnicas como Pomodoro van muy bien para controlar tus interrupciones voluntarias y reflejar las involuntarias aunque bajo mi punto de vista son un tanto estrictas en cuanto a “utilizar todo el tiempo” ya que te obligan a que, aunque hayas finalizado la tarea en el último pomodoro, estés todo el resto de tiempo pendiente de esa misma tarea hasta que finalice tu pomodoro (las tareas no se miden en tiempo, si no en “pomodoros”)

Seguramente hayas oído hablar que “el tiempo es oro” y me parece que no hay frase más acertada para este caso. Cada segundo que dedicas a algo, aunque no te des cuenta, podrías estar haciendo cualquier otra cosa. Por tanto elige bien en qué, a quién y cómo dedicas tu tiempo. Piensa bien si lo que estás haciendo es exactamente lo que quieres hacer. ¿Crees que exagero? Ok, planteemos un ejemplo… Si trabajaras sólo 1h al día y te dieran a elegir entre una tarea que te hace ganar 25€ o 250€ ¿cuál elegirías?

Sin embargo el problema de fondo es que parece que el tiempo sea un recurso infinito. Muchos cementerios dicen lo contrario ;-)

Principio 3: no es el qué sino el cómo

No es tanto lo que haces sino cómo lo haces. ¿Pones toda tu energía en lo que estás haciendo o vas a medio gas? ¿Consigues entrar en “la zona” o crees que es más fruto de casualidad que lo logres?

Se trata de trabajar, pero de trabajar bien. Como hemos dicho el tiempo es un recurso limitado, todos tenemos 24h al día por tanto depende de cómo las invertimos obtendremos unos resultados u otros. En cuanto empiezas a tomar consciencia del valor del tiempo se activan unos mecanismos dentro tuyo que te hacen priorizar, elegir, saber decir “sí” o “no” a ciertas cosas. Te empiezas a dar cuenta de que tienes un bien preciado y que puedes elegir cómo invertirlo.

Elige siempre las actividades que te permitan avanzar más rápido hacia tu objetivo o bien las que te permitan descartar de golpe más posibilidades y te permitan cambiar el rumbo en caso que el que lleves sea el equivocado. ¿Para qué vas a demorar decisiones drásticas? ¡No tienes tiempo! ¿Acaso tienes miedo de que te muestren lo que no quieres ver?

Por supuesto para este punto va de lujo cerrar Facebook, Twitter, Skype, poner el móvil en silencio e incluso girarlo para no poder ver ninguna lucecita parpadeando y tener la tentación de leer lo que nos escriben (sí, todos lo hemos hecho)

Principio 4: empieza con algo

Sí, hace gracia, pero de verdad… empieza con algo. A nuestra cabeza le encanta divagar, saltar de un pensamiento a otro sin control y cuando no controlas algo, ese “algo” te controla a ti. Si nuestra mente es un perro se trata de que nosotros silbemos o estiremos de la correa y venga, no que nos arrastre con la correa. Muchas veces ante una lista gorda de tareas por hacer nos saturamos sólo de pensar en todo el trabajo que nos va llevar o la pereza que nos da hacer cierta cosa. En ese preciso instante, esa mente a la que le encanta a divagar campa a sus anchas puesto que estás tan preocupado pensando en lo que quieres hacer que no hay lugar para el “hacer”, para la ocupación en sí. ¡Rompe ese esquema y empieza con algo!

Suelen recomendar empezar con una tarea muy sencillita y breve de hacer para romper ese esquema puesto que conseguiremos acabarla en poco tiempo y nos sentiremos bien por haber empezado tachando una cosa de nuestra lista. En cuanto empieces con algo y centres toda tu atención en ello será pan comido…

Principio 5: ten una lista

Sigue el mismo patrón que el caso anterior. Al tener una lista nuestra cabeza no puede divagar, se centra en ejecutar que es lo que mejor sabe hacer.

Principio 6: ¿aten… ción?

Sí, atención. Existen 2 tipos de atención: la atención voluntaria y la atención involuntaria. La involuntaria es la que se activa cuando estás en una discoteca relajado y pasa por tu lado una chica (o chico) impresionante… no esperabas encontrarla y al ser tan espectacular ha captado toda tu atención. La atención voluntaria es cuando entras en una discoteca y buscas activamente chicas guapas. Así se entiende, ¿verdad? ;-)

Parece que estemos gobernados por la atención involuntaria, y de hecho eso tenía sentido hace muchos años cuando el mínimo ruido podía ser un tigre detrás de unos matorrales. Salvo que vivas en la jungla o en la selva, en nuestro caso buscamos trabajar la atención voluntaria. Sucede a menudo que, como no estamos acostumbrados a trabajar esa atención voluntaria, pensamos que el “entrar en la zona” no depende de nosotros y por tanto sólo se produce en ciertos momentos. Si fuera así sólo nos quedaría “rezar” para tener un buen día :D

Por suerte la atención es algo que se puede trabajar y la mejor forma de hacerlo es a través de la meditación y el yoga. En el caso de la meditación, habitualmente asociado a religiones o tradiciones orientales, lo que buscamos es enfocar nuestra atención únicamente en algo (habitualmente en nuestra propia respiración) y dejar a los pensamientos ir y venir sin identificarnos con ellos. En cuanto nos damos cuenta que un pensamiento ha capturado nuestra atención, lo dejamos ir y volvemos a enfocarnos en nuestra respiración. Tan fácil (o tan difícil) como eso. Al principio puede generar frustración el no poder controlar eso pero el cerebro es un músculo y cada vez que enfocamos, perdemos el enfoque, y volvemos a enfocar estamos haciendo “biceps” con nuestro cerebro para tonificarlo. Si eres aplicado te acabarás dando cuenta que cada vez te cuesta menos mantener esa atención constante y voluntaria. Algo que sucede a menudo es que solemos pensar “ostras, desde que practico meditación tengo muchos más pensamientos” cuando realmente es todo lo contrario, es decir, que esos pensamientos siempre han estado ahí y no te dabas cuenta de ellos.

Principio 7: ponte musiquita :)

Para esto primero es recomendable tener todo lo anterior trabajado. Si no, el grado de distracción será todavía mayor. El tipo de música va a gusto del consumidor aunque lo recomendable es lo que comentábamos antes: que te aisle y a la vez no te distraiga.

Y eso es lo que he aprendido para ser más productivo…¿Creéis que me he dejado algún punto? ¿Cómo trabajáis vosotros? Estaría genial poder completar este post así que comentadme e iré añadiendo :)

La llave del éxito

Standard

llave del exito

Mucho se habla de cómo hacer las mejores presentaciones para inversores, cómo lograr la estrategia de marketing ideal e infalible, etc y muy poco acerca de las características mentales, rutinas, formas de actuar,… que han conducido al éxito a algunas personas. Lo primero al final no dejan de ser herramientas o tácticas. Útiles, pero herramientas, y las herramientas sin un buen modo de usarlas nunca conducirán a replicar resultados parecidos. Yo puedo quedarme admirado por el vuelo de un cohete, pero sin un conocimiento profundo sobre cómo funciona difícilmente logre replicar o mejorar el cohete. Por tanto, el basarse sólo en aplicar técnicas de forma mecánica no creo que conduzca al éxito.

A esto se le suma lo que se podría llamar como “la magia del éxito”, es decir, cuando sale una noticia de que tal o cual persona ha conseguido vender su empresa por muchos millones de euros, tal joven ha creado tal cosa desde su casa sin invertir un euro en marketing, etc. No me malinterpretéis, necesitamos montones de noticias de este tipo, aunque quedarse con el hecho puntual sin ver todo el gran trabajo que hay detrás es distorsionar la realidad. Como pretender subir el Himalaya sin entrenar. Todo gran éxito conlleva una cadena de sucesos que empiezan por uno mismo y por una forma peculiar de ver o afrontar las cosas. Además de eso creo que no hay más secretos que trabajo, trabajo, trabajo…y algo de suerte ya que estamos ;)

Durante estas últimas semanas me he adentrado más en querer ver qué considera éxito la gente de éxito, cómo logran ese éxito, qué características personales tienen las personas que lo logran, cómo han llegado a ello,etc. Pienso que es muy importante esta parte por dos motivos. En primer lugar, con la actitud adecuada eres capaz de aprovechar las herramientas correctamente mientras que con sólo las herramientas y sin esa ‘actitud’ es imposible replicar un éxito. Y en segundo lugar, siempre he pensado que puestos a intentar ‘copiar’ o aplicar la forma de ver las cosas de alguien, prefiero hacerlo sobre la gente que veo que las cosas le van bien, que llevan una vida plena y feliz, etc.

Para destilar este éxito he hecho acopio de muchos libros que narran la historia de emprendedores de éxito, otros que hablan sobre mejora a nivel personal y también leyendo muchos post en internet y viendo conferencias de Ted y similares. Como conclusión antes de empezar a desengranar las entrañas del éxito diré que me ha sorprendido gratamente ver que TODOS sin excepción reflejan formas muy similares de actuar, la misma forma de ver las cosas, etc (con matices, obvio).

Sin más preámbulos, aquí os dejo el resultado:

  • Confianza en uno mismo y en sus decisiones. Llegan a desarrollar una confianza absoluta en sus propias decisiones, saben que en la mayoría de ocasiones les conduce a equivocarse pero esas equivocaciones les acercan más al éxito con lo que lo enfocan desde ese punto de vista. Tenemos una cultura del error muy marcada desde pequeños, se castiga mucho el error y eso hace que a nivel subsconsciente desarrollemos la creencia de que equivocarse está mal visto. Nuestro subconsciente no discierne, funciona a nivel muy primitivo y sólo ejecuta en base a creencias arraigadas en algún momento de nuestra vida. Con lo cual, cualquier cosa que nos lleve a la posibilidad de querer equivocarnos, intenta evitarlo puesto que en el pasado ha aprendido que eso trae ‘sufrimiento’. Sobra decir que esto es erróneo, ¿acaso cuando éramos pequeños y aprendíamos a andar nos preocupaba caernos?
  • Son conscientes de sus éxitos diarios y los celebran. Por pequeños que sean, da igual. Esto es beneficioso por 2 motivos. El primero es que refuerzan la creencia de que son capaces de hacer lo que se propongan puesto que cada día encuentran un motivo por el cuál celebrar las cosas y por tanto saben que “todo va bien”, además a nivel subconsciente es una palmadita en la espalda que dice “venga, que va bien” y refuerza esa creencia de confianza en las propias decisiones; el segundo es que crea una sensación de avance que de otro modo sería apenas imperceptible. Acabar una maratón es un hecho puntual sin embargo al ser un objetivo tan a largo plazo a no ser que vayamos reforzando la creencia de que vamos progresando y vayamos fijándonos metas a largo plazo, perdemos la sensación de progreso diario y eso a nuestro cerebro subconsciente le manda el mensaje de “bah, no hagas eso que total no ves que no te lleva a nada?”
  • Gestionan los contratiempos temporales de forma eficaz. ¿Y cuál es la forma eficaz? Fácil, según van viniendo se van gestionando los contratiempos y una vez puesta en marcha la solución los dejan de lado y se enfocan en otras cosas más productivas sin lamentarse, compadecerse o comportamientos similares que únicamente conllevan un gasto de energía que no produce ningún resultado positivo. Fijaos bien que he dicho “contratiempos” y no “errores” y esto es realmente debido a que no ven los pequeños problemas que van surgiendo como una equivocación sino como parte inevitable del proceso de aprendizaje. Por último recalcar lo de “temporales” ya que bajo este punto de vista refuerzan la creencia de que eso es algo que se ha producido en un momento puntual y que cesará en el tiempo igual que ha aparecido. Todos esos obstáculos son vistos como una forma de aprender.
  • Foco en el cliente. La finalidad del negocio es hacer algo más útil, más cómodo o más barato para la vida del cliente, no pensar en “cómo le vamos a sacar la pasta a nuestro cliente”. Al centrarse en el propio negocio y en ayudar al máximo al cliente se pierden muchas cosas que en muchas ocasiones son superficiales como “qué está haciendo la competencia”, etc. No me malinterpretéis, no digo que no sea importante controlar el flujo de caja, tener controlada a la competencia, etc sino simplemente que el foco de un negocio es ayudar y cambiar la vida de la gente. Saben que a cuanto más gente logren ayudar indirectamente más dinero lograrán crear. El dinero es un medio para un fin.
  • Orientados 100% a objetivos. Tienen una visión de a dónde quieren llegar y se dedican actuar siempre con ese fin en mente y de forma coherente con ello sin preocuparse de rellenar las líneas que van a ir uniendo los puntos, ni de los puntos que van a aparecer por el camino. Sólo hay punto A (ahora) y punto B (objetivo), entre medias únicamente van viendo dónde se van encontrando y corrigiendo ligeramente el rumbo porque saben que se acercan a B. Recalcar lo de la coherencia. No tiene sentido que yo diga que quiero hacer un maratón y pretenda llegar sin haber entrenado nada.
  • Confianza plena en su servicio. Richard Branson hace siempre hincapié en que él no se mete en los negocios para hacer dinero, sino si ve que puede ofrecer algo mejor o de valor para los usuarios y si le divierte la idea de hacerlo aunque nadie antes lo haya hecho. Saben que ofreciendo algo de valor, mejor que cualquier otro, es cuestión de tiempo que los usuarios vengan a hacer cola. No se plantean “uy, igual me copian” o “uy, la competencia ha hecho esto pues yo haré eso también”. Tienen tan claro que lo suyo es algo de tanto valor que únicamente han de centrarse en escuchar bien a su cliente, olvidándose del resto.
  • Vocabulario y pensamiento en grande. Parecerá una idiotez pero la forma en la que hablamos refleja mucho nuestra forma de pensar, que a su vez delimita nuestra forma de actuar. Actuamos en base a quién creemos que somos y somos capaces de lograr lo que nuestro subconsciente cree que podemos lograr, de hecho lo hace tan eficazmente que es muy poco probable que alguien tenga éxito de forma duradera y a largo plazo si realmente no cree que pueda tenerlo. Dicho esto, toda la gente de éxito tiene un vocabulario y una forma de pensar a lo grande. No piensan, “bueno, vamos a intentar hacer un producto que haga un poquito de competencia a esto”, piensan “vamos a hacer lo más grande jamás inventado y revolucionar la industria X”… se comprende perfectamente ¿verdad? :D
  • Plenamente comprometidos. Hay una gran diferencia entre compromiso y deseo. El deseo es algo que nos gustaría que sucediera y nos cayera del cielo… “ojalá pudiera X”, “ojalá pudiera aquello otro”… sin embargo el compromiso son palabras mayores, implica que hemos de pasar a la acción y que nuestras acciones han de ser pleno reflejo de nuestro objetivo.
  • Divertirse mucho. Dedicas muchas horas al día a lo que te apasiona… no hay mejor forma de demostrar que te apasiona que divertirte mucho y pasarlo bien. Seamos francos, en entornos con alta incertidumbre las posibilidades de que finalmente las cosas no salgan como uno piensa son altas. Como no te ocupes de disfrutar de todo lo que haces, al final estarás hipotecando tu vida por una supuesta felicidad que se encuentra en la meta y te estarás privando de toda la felicidad que podrías haber disfrutado en pasos intermedios. De nuevo, Richard Branson es más tajante y dice que no entra en ningún negocio en el que sepa que no se va a divertir, aunque sepa que el sector pueda dar mucho dinero.
  • Tomar riesgos calculados. Toda decisión implica riesgos, obviamente, así que más vale aprender a manejarnos bien con la toma de decisiones. La mejor forma de tomar decisiones es con riesgos calculados, es decir, valorar el riesgo máximo que conlleva cada elección y definir o pensar las acciones correctivas a tomar en cuenta si ese riesgo se manifiesta. Salvo excepciones no se la juegan a todo o nada.
  • Ser visibles. Encargarse de que se les vea el careto todo el día, y no por ego si no por que saben que al final la mejor publicidad de un negocio es uno mismo.
  • Ser conscientes de los defectos. Todos tenemos defectos, sin embargo las personas de éxito suelen centrarse en potenciar sus virtudes y en delegar o trabajar por mejorar en sus defectos.
  • Su definición de éxito. Aquí viene el quid de la cuestión… hemos estado hablando de éxito pero para cada persona significa algo diferente. Para unos éxito será ganar 10millones de euros al año, para otros será tener un autoempleo, etc. Sin embargo, todos ellos coinciden en definir el éxito como el progreso diario que han hecho en mejorar algo cada día. Es decir, cada día tienen éxito puesto que cada día trabajan duro en mejorar, en conseguir luchar contra sus debilidades, en lograr una diferencia significativa en el mundo, etc

Y hasta aquí todo lo que he aprendido sobre el éxito. Espero que os haya resultado igual de útil que a mi descubrir que nadie es un superhéroe y que si alguien consigue resultados diferentes a otra persona es porque trabaja, piensa y actúa de forma diferente. Está bien tenerlo por aquí anotado para momentos de flaqueza.

 

Responsabilidad empresarial

Standard

RESPONSABILIDAD

Me gustaría comentar con vosotros un tema que me lleva rondando algún tiempo en la cabeza y es la “responsabilidad empresarial“.

Seguramente si os hablo de responsabilidad empresarial lo primero que os viene a la cabeza es usar folios reciclados, tener directrices para controlar evitar destrozar el medio ambiente,etc. Sin embargo limitar la responsabilidad empresarial sólo a eso, a una “moda” o a algo que queda bonito en el “quienes somos” de la página web de tu empresa me parece cuanto menos triste.

Vayamos por partes… ¿qué significa responsabilidad? Creo que el término responsabilidad ha sido corrompido por su uso asociado a otros términos: “el responsable del asesinato”, “el responsable del parricidio”,… y otros muchos ejemplos que lamentablemente vemos cada día en nuestros televisores. Sin embargo, si vamos al origen de la palabra responsabilidad, encontraremos que únicamente significa la “habilidad para responder“. Ni más ni menos, una palabra neutra. Por tanto podemos decir que uno siempre responde a las situaciones que suceden en su empresa, y si no responde y pone medidas la situación sigue manteniéndose con lo cual indirectamente está eligiendo “no elegir” o no ver el problema. Por tanto, si siempre respondemos, ¿tiene sentido acuñar un término que sea responsabilidad empresarial? ¿si existe la responsabilidad empresarial, existe también la irresponsabilidad empresarial?

El principal problema creo que radica en que se nos ha enseñado desde pequeños a no asumir responsabilidades de las malas consecuencias de algo que hemos hecho, de lo bueno ya nos encargamos nosotros de proclamarlo a los 4 vientos y colgarnos las medallas. ¿Crees que exagero? Piénsalo bien. “Mamá, he aprobado. Mamá, me han suspendido” e incluso remontándonos más atrás seguro que muchos de nosotros podemos recordar algún golpe contra alguna mesa en el que nuestro padre nos dijo “mira hijo, dale así, MESA MALA!” con lo cual desde bien pequeñitos ya estamos creando un hábito de recibir las glorias y echar la culpa de los malos resultados o las cosas que nos duelen a “lo de fuera”.

Por tanto, dejémonos de leer los 500 posts de “qué busca un inversor para invertir en tu proyecto” y “500 pasos para hacer las mejores presentaciones del mundo ante inversores” y empecemos a asumir la responsabilidad, cada uno de nosotros, de los resultados de nuestra empresa. Mimemos el trabajo que hagamos, prioricemos según el punto en que está nuestro proyecto, pensemos en lo mejor para nuestros usuarios.

Personifiquemos nuestro modelo de negocio, cada persona implicada en tu negocio es única, tiene características similares, tiene nombre apellidos y un objetivo para usarte y pagarte por ello. Apórtale valor y no lo trates únicamente como parte de las 100.000 ventas que has conseguido ese mes ya que recuerda a cuando en la tele frivolizan y hablan de muertos en alguna catástrofe.

Ocúpate de mimar tu producto, que vaya como la seda, medir qué porcentaje de usuarios se cae en cada paso de tu proceso de compra y responsabilízate de ello… no pienses “los usuarios son idiotas”, no amigo mío, los usuarios son los reyes del mambo a quienes has de mimar y cuidar… y si la realidad no te gusta y deciden que “ese paso no queda claro” o “esto es muy caro” no te van a comprar. En lugar de adoptar la postura defensiva y echarles la culpa como hacías de pequeño, ¿qué tal si los escuchas? Te están dando contínuamente la clave de lo que funciona y lo que no en tu idea… elimina el ego, ármate de humildad y escucha, escucha desde una postura abierta, lee entre líneas. ¿Quieres tener razón? adelante, peléate con ellos o di que “son tontos”; ¿quieres aprender y avanzar en esto? escucha, aprende y rectifica.

Lo mismo con tus socios e inversores. No están para tocarte las narices con sus “preguntitas”, ni quieren cuestionar tu modelo de negocio. Sólo buscan saber qué has hecho hasta ahora, por qué lo has hecho, aprender a saber cómo piensas, cómo quieres cambiar el mundo (y hacer dinero), cómo funciona tu negocio. Nuevamente te digo… ¿deseas tener razón? Di que no te ayudan, que sólo te molestan, que le buscan punta  a todo y que pongan la pasta y se dejen de enredarte. ¿Quieres avanzar? Comprende su postura, explícales todo de forma transparente y abre bien las orejas para escuchar lo que te dicen. Aunque no inviertan en ti, la información que te van a dar, si le das un par de vueltas, seguro te ayuda a mejorar tu producto. Felicidades, acabas de conseguir lo que te podría haber llevado meses conocer ¡en tan sólo 1h de escuchar!

Y como estos 2 ejemplos podríamos comentar cosas tan importantes como el tratar bien a tus empleados, tener un buen ambiente de trabajo y en general de cualquier pequeño engranaje que participe en lo que es tu modelo de negocio y a un más alto nivel que ayude al máximo a todas las partes relacionadas directa o indirectamente con tu empresa.

En el caso de Pregunti, el último proyecto que estoy liderando sobre consultas a profesionales me empecé a dar cuenta de todo esto. Es un proyecto en el que es vital dar una confianza absoluta al usuario, que no parezca el típico foro cutre de preguntas y respuestas en qué no sabes quién te está respondiendo, etc ¿Cuál creo que es la clave? Mostrar claramente una foto de nuestros profesionales, explicando la vida profesional de cada uno de ellos y poniéndole nombres y apellidos. Seguramente algunas personas piensen que es una tontería tener una sección de “Nuestros profesionales” (https://www.pregunti.com/nuestros-profesionales) y retocar personalmente cada foto que nos envía cada profesional para conseguir el mejor acabado, una cara que se vea clara, una apariencia de homogeneidad en todas las fotos, etc. Sin embargo, creo que a pequeña escala forma parte de esa responsabilidad empresarial que creo que es necesaria tener en cada una de nuestras empresas.

Por supuesto que nadie es perfecto y que los resultados de tus acciones te llevarán en algunas ocasiones a equivocarte… no pasa nada, aprenderás una lección valiosa, tomarás más conciencia y seguirás hacia delante con el paso más firme y más seguro de tus decisiones.

Cierra JobLinker

Standard

joblinker

Se cierra una puerta…pero se abren mil ventanas.

Desde hace un par de meses decidimos “congelar JobLinker” y dejar ver su evolución natural sin invertir más dinero en captación de usuarios, comerciales para captar empresas, etc. Para el que no lo sepa JobLinker es una plataforma de búsqueda de empleo integrada en Facebook y ha sido un proyecto al que le hemos puesto mucho cariño  tanto por parte del equipo y por mi parte como por parte de Paco Gimena y Enrique Dubois que me han acompañado en esta aventura desde Mola.com

Sigo estando convencido al 200% de que el modelo actual de portales de empleo, si bien son útiles para facilitar la conexión candidato-empresa, pueden mejorar muchísimo de cara a ser mucho más sociales. Estamos hablando de portales de empleo de hace 15-20 años y ya sólo en los últimos años ha habido cambios importantísimos en lo relativo a la web social que han hecho que se queden anticuados. Renovarse o morir. La red de empleo por excelencia es LinkedIn aunque tengan muchísima menos retención y únicamente funcionen para ciertos tipos de perfil más “senior”. Sigo pensando que el objetivo es ir a dónde están tus usuarios potenciales (Facebook o Twitter) para lograr establecerse en ese grueso del mercado que no cubre LinkedIn. Estamos acostumbradísimos a compartir nuestras fotos, jugar a juegos,etc en redes sociales, ¿por qué no buscar empleo? Y no lo digo yo, lo dicen las métricas que hemos estado optimizando mes a mes, la aceptación de nuestro producto, etc

A pesar de ello existe una realidad actual en España: muchos profesionales en paro, algunos de ellos poco cualificados lo cual genera candidatos que no se ajustan al perfil deseado exactamente por la empresa y no sólo nos sucede a nosotros, sucede con todos los portales de empleo de este perfil (dicho por todos nuestros clientes).Y contra eso no podemos luchar, es un muro infranqueable y una realidad que hay que asumir. Llegado a ese punto lo mejor es admitir que hay una realidad que no puedes cambiar, que has dado el 200% y que lo mejor es cerrar el proyecto para dedicarte a otros muchos que están por venir.

A modo de (auto)análisis para compartir lo aprendido y para llevarme como bagaje para el futuro:

Las métricas son DIOS

Es clave tener métricas (no cualquiera, si no las que maneja tu proyecto). Es la única forma guiada de saber hacia dónde va tu negocio y de saber a tiempo si te estás equivocando, si hay que cambiar de rumbo o no. La intuición surge de las suposiciones y somos malos suponiendo, mucho mejor tener información de primera mano; es más, con toda la información que tenemos disponible podemos llegar a un análisis mucho más a fondo que cualquier negocio físico

Los empleados son el pilar CLAVE

Es una andadura larga, una marathon, si no tienes buena gente, competente, que se esfuerza, etc no vas a llegar muy lejos. En esta ocasión, he gestionado un equipo. No muy grande, pero un equipo. Ya había tenido anteriormente gente a mi cargo pero en el ámbito de una startup es todo mucho más rápido, caótico e importante saber hacerlo bien. No se si ese ha sido el caso o no, pero igual que decía antes lo he hecho lo mejor que he sabido. Es muy necesario tener un equipo motivado, saber cómo motivarles, no perder el rumbo, mantener la magia del primer día y como líder de un proyecto eres el primero en aplicar y demostrar esos principios. Al final llegas a la conclusión de que el éxito o fracaso de esta andadura depende en un gran porcentaje de la gente que compone tu empresa y como tal, como el activo más valioso que tienes, es vital saberlo gestionar.

El dinero no es la clave, si no la consecuencia

Tranquilos, antes de llevaros las manos a la cabeza lo explico: el dinero puede ayudar puntualmente durante la travesía del desierto, pero lo que es realmente importante es ofrecer cuanto antes algo de mucho valor a la gente que va a pagar por usar tus servicios y así validar tu modelo de negocio. Tener muchos pocos o pocos muchos y sobre todo crear algo que la gente está dispuesta a usar, pagar, que le facilita la vida,etc El dinero vendrá a consecuencia de eso. Tu negocio es mucho más que dinero: piensa en que haces bien, piensa en algo que pueda ayudar a muchísima gente y olvídate del dichoso dinero (salvo para gestionar la caja, que no se te acabe) y céntrate en hacer algo maravilloso para luego recoger sus maravillosos frutos ;)

Hay cosas que no están a tu alcance

Como decía al principio, es clave dar el 200% en todo lo que puedes controlar y gestionar sobre tu negocio. Buscar mil opciones, posibilidades, pivota, cambia tu modelo de negocio, etc. Todo eso es reponsabilidad de uno mismo. A partir de ahí existen cosas que uno mismo no puede gestionar o forzar y como tal no puede responsabilizarse de ello, ni arrepentirse, ni reprocharse. Tú haz. Haz tu parte lo mejor que sabes, dalo todo, arriesga, innova, etc. Haz todo lo que esté en tus manos sin presión, lo mejor que sepas, apunta alto, esfuérzate, estate atento a “lo que te dice el mercado”, mejora tu producto…por que eso es lo único que puedes hacer por conseguir tu sueño; el resto no depende de ti.

La caja es clave

Vigilala al dedillo, controla cada centimo que gastas, en qué lo gastas. Prevee los pagos con tiempo, grábate a fuego cuando cobras el dinero que te pagan, etc. Si no controlas todo esto lo que sucede es que estás poniendo muchísimo foco en el producto, en validar tus hipótesis, etc (todo ello muy importante) pero estás descuidando tu negocio. Y sin pasta, no hay negocio.

No me he cansado de emprender, ¡me encanta esto! y por el momento pienso seguir haciéndolo durante mucho tiempo. Es lo que me gusta, una de las muchas cosas que me ilusionan cuando me levanto por la mañana, lo que creo que se hacer. Espero poder contaros en breve en lo que ando metido desde Mola.com ;)

Que no, en serio, que no necesitas empezar en Sillicon Valley

Standard

Últimamente leo muchos post acerca de “qué necesita España para ser un Sillicon Valley“, “comparativas España con Sillicon Valley”, “por qué España no mola tanto como Sillicon Valley” y similares… y digo yo: ¿para qué narices necesitas empezar en Sillicon Valley? Salvo que la gente que va a pagar por tu proyecto esté allí y sólo allí, o los grandes partners con los que tu empresa necesitará hacer acuerdos estratégicos estén allí… no necesitas empezar en Sillicon Valley.

Y pienso esto por los siguientes motivos:

  • Como en casa en ningún lado. No hay nada mejor que empezar en “tu tierra” por varios motivos: es allí dónde seguramente tengas más contactos, no tienes que despedirte de nadie, sigues teniendo a tu gente cerca y no tendrás que superar un periodo de adaptación a un nuevo país, papeleos, etc Si encima tienes la suerte de vivir en Mallorca dónde la distancia más larga es 1h en coche, entonces ¿para qué largarte a Sillicon Valley?
  • Al principio necesitas tracción. Al principio lo que realmente necesitas es aprender mucho, iterar/pivotar hasta coger tracción e incluso conseguir que alguien pague por tu producto, luego ya saldrás a buscar financiación. Conseguir esa tracción no implica mucha diferencia entre hacerlo aquí y hacerlo allí, piensa que los crecimientos mes a mes son porcentuales a la hora de ver tracción con tus diferentes métricas. Igual si es cierto que hay más early adopters allí que aquí, pero como sigo diciendo… puedes extrapolar teniendo en cuenta la población de allí y de aquí. Lo que realmente necesitas es aprender de las métricas fundamentales de tu  negocio, de lo que buscan tus clientes, de por qué algo está bien o está mal, cuanto te cuesta adquirir un cliente,… el resto ya vendrá luego.
  • Allí hay financiación…y aquí también. Está claro que en Sillicon Valley hay mucho dinero, pero, ¿por qué deberían dártelo a ti y a tu proyecto? Parece que al otro lado del charco fueran con el fajo de billetes en la mano dispuesto a invertir en cualquier proyecto. Es lógico que si tienes más dinero puedas diversificar más, pero de ahí a invertirlo en cualquier cosa… no lo creo. En España estamos cansados de oir que hay dinero para invertir en proyectos invertibles pero claro… si vas con tu powerpoint tan ricamente y sin nada más es muy difícil que te den dinero (salvo que ya tengas un background previo de éxito), o si tu proyecto no es escalable,etc otras veces simplemente el inversor con el que te reunes no invierte en proyectos como el tuyo y entonces te tocará ir a por otros que sí. Aquí hay que hacer una puntualización, en SV al haber más dinero pueden permitirse arriesgar más e invertir en tu powerpoint pero yo me pregunto.. ¿cómo vas más seguro ante un inversor: con un proyecto con tracción y funcionando o con algo que sólo está en papel y en tu cabeza? ¿Cómo te diluyes menos? Aquí hasta que no empiecen a forrarse todos los inversores en todas las fases no empezará a fluir capital como allí… mientras tanto, a seguir currando para que eso suceda.
  • ¿Tenemos idealizado Sillicon Valley?¿por qué tenemos que ser SV? Y me lo pregunto por que francamente no lo se, no he estado allí nunca, igual voy y es la caña pero… parece que estemos empeñados en que tenemos que ser como allí, en que tenemos que hacer tal o cual cosa para conseguir ser como allí. Y yo digo: sí, está bien tener alguien/algo como referente, pero a partir de ahí hay que buscar una identidad propia y una forma de hacer las cosas. ¿Por qué tenemos que ser como otros? ¿quizá por que nos consideramos peores? ¿Quizá por qué nos hemos enterado que en Zambia es más barato crear empresas que en España? Personalmente creo que bastante trabajito tenemos aquí con echarle un par, currar duro, etc como para andarnos fijando en lo que hacen otros sitios. Está bien querer mejorar, está bien tomar como referencia a otros pero a partir de ahí creo que no solucionamos nada fijándonos (casi obsesivamente a veces) en lo que se hace o se deja de hacer en otros sitios… ¿os imagináis que la selección de fútbol española quisiera jugar como Brasil? creo que ese nunca ha sido el objetivo y sin embargo somos ahora mismo líderes indiscutibles en fútbol en el mundo entero. Esa es la actitud.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Me he vuelto loco por soñar qué España con esfuerzo, trabajo y sudor será algún día así? :D

Domina SugarCRM: manual para emprendedores

Standard

Recientemente me he estado peleando con SugarCRM para conseguir automatizar el proceso comercial desde inicio a fin de JobLinker. La idea era adaptar los procesos ya predefinidos e integrarlos directamente en una herramienta para luego poder sacar estadísticas, tenerlo todo informado, controlarlo y que no quede en saco roto. Actualmente el único encargado de vender en la empresa soy yo y es lo lógico: los emprendedores además de tener carácter comercial debemos ser los primeros en tocar todos los palos del negocio para tener bien claro luego cómo funciona, poder contratar a alguien y orientarle en todo ese proceso. Pero, aunque actualmente sólo lo lleve yo, las perspectivas a corto plazo son de crecer (piensa en global, actúa en local) y si ya tenemos claro cómo trabajaremos y podemos implementarlo nos ahorraremos muchos dolores de cabeza a posteriori y será todo mucho más fácil.

Después de haber leído mucho al respecto y gracias a la inestimable ayuda de Daniel Brandi y Diego Ballesteros , 2 cracks de todo lo relacionado con lo comercial del negocio que se animaron a echarme un cable en cuanto leyeron mi tweet pidiendo orientación, esto es el resultado de lo que he ido aprendiendo hasta el momento. Adelanto también que es un post abierto a modificarse con vuestras aportaciones, la idea es que un emprendedor que se decida a usar SugarCRM como herramienta pierda el mínimo tiempo posible aclarando conceptos y se pueda poner a trabajar cuanto antes.

¿Qué es un CRM y por qué SugarCRM?

Bueno, en primer lugar la definición estricta de CRM es un software para la administración de los clientes orientado a la venta y al marketing. Es decir, que puedes ir guardando clientes potenciales, clientes actuales, qué productos tienen contratados, etc Sirve tanto para B2B como para B2C y la finalidad es tener el máximo de información posible de todo el proceso desde que se tiene conocimiento de ese cliente (aunque únicamente sea un nombre y un número de teléfono o email) hasta que, en el mejor de los casos es cliente nuestro y poder saber qué programa de fidelización podemos aplicarle según toda la información que tenemos.

¿Por qué SugarCRM? Muy fácil. Lanzas un tweet pidiendo por un CRM completo, fácil y a ser posible gratuito y casi todos te lo recomiendan como herramienta muy completa. Como en todo, cada cual usará su fórmula pero a mi me sirvió mucho lo que me recomendó la mayoría.

Aclarando conceptos

A lo largo de SugarCRM se usan varios conceptos que conviene aclarar. Se corresponden a nivel lógico y estructural con menús y submenús.

  • Empleado/usuario: Un empleado en SugarCRM es alguien que trabaja en nuestra empresa, un usuario es un empleado con cuenta de acceso a SugarCRM.
  • Cuentas: Únicamente usarás el módulo de cuentas si lo usas para B2B, es decir, para empresas. Una cuenta es una empresa.
  • Contactos: El concepto de ‘contacto’ cambia de significado según si trabajamos en B2B o B2C. Si es B2B es un empleado asociado a una cuenta de esa empresa, si es B2C es un cliente para nosotros.
  • Leads: Es el paso previo a una cuenta o contacto. Imagina que vas a una feria, charla o similar y luego apuntas todas las tarjetas con las personas que has hecho networking; eso es un lead. Imaga que te contactan por email alguien que no conoces, eso es un lead. En el sentido puro se comenta que es como una cuenta o contacto sobre la que no tienes mucha información y únicamente has tenido una primera toma de contacto. Si todo ha ido bien y finalmente acaba siendo cliente nuestro podremos ‘migrarlo’ automáticamente a cuenta/contacto manteniendo todos los datos asociados al mismo (histórico llamadas de teléfono,reunión, notas)
  • Oportunidades: Son oportunidades de venta para nuestra empresa y conviene cuantificarlas. Lo que se suele hacer es enviarlas, guardar un PDF a nivel interno para tener claras las condiciones y gestionar el estado (en prospección, pendiente, ofertada, rechazada,…)

Todo ello está relacionado con otros módulos como los de marketing (para hacer campañas tanto a clientes nuestros como a potenciales), documentos, llamadas, reuniones,…

¿Y por dónde empiezo?

Bueno, ahora que tienes claros los conceptos yo te recomendaría que empezaras a trastear un poco la herramienta para ver qué datos puedes rellenar, dónde están accesibles los menús, qué submenus tiene cada uno, etc. Una vez tengas más o menos claro eso, cogería papel y boli y definiría bien claramente un proceso estándar que van a seguir tus comerciales de cara a abordar un cliente.

Por ejemplo:

  1. Cargar lead sobre los contactos que hayamos obtenido en la feria XXXX con la mayor información posible que nos haya aportado el cliente (necesita nuestra solución, de momento no la necesita, está barajando posibilidad, no le gusta nuestro producto,…)
  2. Toma de contacto por email, tomando nota del feedback recibido
  3. etc

Una vez definido ese proceso, miraría cómo tendría que hacerlo apoyándome en SugarCRM (primero debo de crear el lead, luego asociarle en Notas la información que me ha proporcionado, luego…)

¿Y si tengo más comerciales?

Aquí viene la principal diferencia entre SugarCRM Community Edition y las siguientes versiones de pago. Yo comentaré únicamente la parte de la community edition y luego citaré la diferencia con respecto a las siguientes versiones.

Si tienes varios comerciales a nivel de SugarCRM son usuarios. Pero, como es lógico, querrás definir “vistas” para esos comerciales con ciertas restricciones (acceso en algunas, opciones de menú invisibles, sólo lectura en otras, etc). Pues bien, en sugarCRM tienes el concepto de ROL (accesible desde Admin-Role Management) que te permite definir un rol “comercial” con una matriz de vistas y permisos y a posteriori puedes asignar un rol a un usuario. En caso que un usuario tenga asignados 2 roles, se coge siempre la opción más restrictiva de ambas por sentido común.

En cuanto a la diferencia con la profesional: “ Hay un concepto nuevo que es el de grupos. La seguridad a nivel de roles se hace exactamente igual pero si el rol determina que sólo tiene acceso a sus datos, no hace falta asignar cada registro a un usuario, se puede hacer a un grupo y lo ven todos los de ese grupo. Esto es casi necesario cuando se trabajan con comerciales por zona y se asignan cuentas a las zonas.”

Y eso es todo por el momento… como dije al principio, es un post que quizá no sea todo lo completo posible pero al menos te permite tener claros los conceptos iniciales para empezar a utilizar SugarCRM. Cualquier cosa que no quede clara, cualquier aclaración o comentario para irlo modificando y completando es bienvenido ;)

Si quieres resultados has de estar encima

Standard

Encima de TODO.

A lo largo de estos últimos meses hemos estado trabajando duro desde JobLinker, y es lo que toca, por que si quieres resultados has de estar encima. Acabamos de comenzar este bonito camino que es montar algo desde cero y construir un negocio. Desde una idea, unos bocetos a mano en un par de folios, diseño inicial, puesta en producción,… hasta tener un NEGOCIO que es verdaramente de lo que trata todo esto.

Estamos todavía lejos de llevar las cosas al nivel que queremos, pero si algo he aprendido durante estos últimos meses es que “si quieres peces has de mojarte”, mamar el producto, vivirlo, sentirlo, mejorarlo y vuelta a empezar… sólo así se tienen más posibilidades de que las cosas acaben como uno quiere y ese  es el único punto sobre el que uno tiene control. Como me dijo un amigo hace unas semanas “lo que hay que hacer es currar y estar motivado, el resto ya no depende de nosotros”.

¿Encima de qué?

Olvídate de trabajar part-time

Yo era de los que pensaba que una startup se podía arrancar en part-time y eso es una verdad a medias… sí que es cierto que hasta cierto punto (etapas muy iniciales) puedes mantener en paralelo ambas cosas. Pero llegado un punto, por mucho que estés bien donde estás, tienes que echar toda la carne en el asador y estar cada día luchando. ¿Cómo crees que tienes más posibilidades de ganar un maratón, entrenando cada día o entrenando los fines de semana? Evidentemente la primera opción ¿no?. Pues esto es lo mismo… cuanto más tiempo le dediques, más posibilidades de mejorar más rápidamente tienes.

Internet es un entorno muy competitivo, todo crece rápido, cambia rápido y por tanto tienes que ser rápido… no puedes correr esa maratón a la pata coja, necesitas las 2 piernas a 100%

Estáte con mil ojos en tu producto

El 90% de las empresas de Internet que surgen nacen con un producto inicial y sobre ello van iterando hasta dar en el clavo. Eso es fruto de mucho trabajo pero sobre todo de estar atento a tu producto, ver los cambios que te pide, ESCUCHAR a los usuarios, etc el producto es fruto de muchos pequeños detalles que suman individualmente y conforman un TODO.

Por ese mismo motivo he aprendido también que no es bueno subcontratar el desarrollo. ¿Te imaginas montar una tienda y que otro te elija los colores? No, no, y no! Ya no es una cuestión de gustos, es una cuestión de que si otro te pinta la tienda de amarillo chillón y tu no estás ahí para ver que los clientes cuando entran salen enseguida aterrorizados por el color… nunca mejorarás nada. Quizá soy muy tajante pero creo que una empresa tecnológica sin un socio tecnológico está abocada al fracaso. Así que házte un favor (y házselo a tu proyecto) y si no lo tienes búscate un socio tecnológico, lo agradecerás.

Traza tu hoja de ruta y no te guíes por la intuición

La intuición es para los visionarios como Steve Jobs, que decía que “Muchas veces la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas”, al resto la intuición nos sirve poquito. Aún así, una vez “se lo enseñas” es necesario que vayas tomando decisiones por el camino y yo no se vosotros, pero yo prefiero tomarlas con datos que “al aire”. Incluso Steve Jobs era un maniático de los testing y probaba sus productos con muchísima gente, pulía pequeños detalles hasta acabar con algo simple y perfecto.

Por eso mismo es muy necesario que tu negocio esté guiado por métricas, que empieces a medir desde el principio o cuanto antes todo lo que puedas. Cada pequeño detalle que midas es un cambio que te está sugiriendo tu negocio, además, en Internet se pueden medir muchas más cosas y sacar conclusiones que en un negocio offline. ¡Aprovéchate!

En relación a eso no hay un patrón escrito… y sobre todo no te agobies. Empieza con 3 o 4 métricas clave y ve ampliándolas según vayas viendo cuales son útiles para tu negocio y cuales no. A partir de ahí, si vas midiendo, deberías ir viendo una evolución positiva… si no es que algo anda mal y te toca pivotar, plantearte posibilidades y volver a medir para ver si provoca un resultado positivo en tus métricas.

Como dicen los americanos “Fail fast”, mejor saber que algo anda mal y mejorarlo que la ignorancia ¿no crees?

Échale horas

Pero no horas por luego vacilar y decir a tus amigos “buf, tengo un montón de trabajo” cuando realmente te pasas horas delante de Facebook. Las horas que hagas aprovéchalas al máximo, cada segundo… y si te toca trabajar el fin de semana unas horas o quedarte hasta tarde, pues es lo que has elegido así que hay que apechugar. Al final, todas las personas cercanas a mi que han tenido éxito ha sido fruto de muchísimo trabajo, nadie les ha regalado nada y les ha tocado currar como campeones. Así que de pelotazos… nada de nada.

Los éxitos sin esfuerzo no existen, y si suceden no sabes por qué, no dependen de ti y por tanto tan pronto como vienen se van… ¡cúrratelo! no pierdas la fe y visualiza tu meta, tu fin, el por qué estás haciendo lo que haces… para que cuando creas que no tienes más fuerzas para seguir pegues ese último empujón.

Hay que ser cocinero antes que fraile

Soy de los que piensa que desde el principio, por mucha inversión inicial que puedas tener en tu proyecto o recursos o lo que sea, los fundadores son los que se han de implicar en el proyecto al 100% y han de hacer TODAS las tareas. No quiere decir que te conviertas en el hombre orquesta, ni que no contrates gente para crecer más rápido,… lo que creo es que mejor que hayas vendido antes de vender, mejor que hayas sufrido la escalada de tráfico y los problemas que ello conlleva, atendido directamente a las quejas de tus usuarios, etc

Hay partes del negocio que son responsabilidad 100% del emprendedor, son su core, y sobre esas ha de empaparse y lucharlas en el campo de batalla. Una vez tengas claro el patrón a seguir ya tendrás tiempo de contratar a alguien…

…y nunca acaba

No hay que dormirse en los laureles. Ya lo dicen, emprender es una maratón, así que no hay que parar de innovar, mejorar métricas, mejorar la usabilidad, crecer en clientes, etc

[ted id=572 lang=es]

Donde otros ven “suerte”, yo veo “trabajo duro”

Standard

Llevo un tiempo reflexionando al respecto y cada vez me doy más cuenta de que la suerte como tal no existe. No es que haya gente que tenga un imán para la buena suerte y otra que lo tenga para la mala; ni que unos hayan nacido con estrella y otros estrellados… ¡Por supuesto que existe una fracción de suerte! Puedo salir ahora mismo a la calle y torcerme un tobillo, y diré con razón “qué mala suerte” por que es algo totalmente inesperado y que no depende de mi. Pero la mayoría de la gente se limita a decir que otros simplemente tienen suerte.

Orientándolo al mundo de las startups de internet, me sorprende enormemente la facilidad con la que la gente dice comentarios del tipo: “bah, ese si que ha tenido suerte… montó la web, que ya ves tú, es una tontería… y de repente empezó a ganar dinero y míralo ahora, forrado”. Comentarios de ese tipo te hacen ver el gran sesgo que existe entre lo que la gente ve (o quiere ver) y lo que realmente sucede.

En la mayoría de casos lo que realmente sucede es que algún “loco” tiene una idea, la valora, monta una empresa y tras mucho mucho esfuerzo y muchas horas de trabajar duro… igual le va bien, o igual le va mal. En caso que le vaya mal ya tenemos una excusa más para no movernos, para no intentarlo y a nuestro cerebro eso ya le va bien puesto que no implica ningún cambio sustancial ni salir de nuestra zona de confort. ¿Y si le va bien?. Si le va bien es todavía mucho más fácil: decimos que tuvo una idea tonta que podíamos haber hecho nosotros mismos y que gracias a la suerte que ha tenido está donde está.

Y digo yo… si tan fácil y clara la veías ¿por qué no la hiciste tú? ¿por qué no pasaste a la acción y te quedaste dónde estabas? ¿acaso no eres capaz de ver que tras esa “idea tonta” inicial hay muchas horas de trabajo, esfuerzo y mejoras que finalmente han hecho que desemboque en lo que ahora es?  Como dice el refrán “del dicho al hecho hay mucho trecho” y es que a toro pasado todo se ve mucho más fácil y es mejor atribuir el buen hacer de alguien a algún factor externo que no podemos controlar o no tenemos (llamémosle “suerte”) que mojarse y dejarse los cuernos en algo sin saber el resultado que va a tener.

Durante estos últimos años he visto crecer algunas startups desde cero y he leído muchos libros, algunos de ellos sobre lo que consideramos “historias de éxito” o “personas de éxito” y si en algo coinciden todos es en lo siguiente:

  • Durante todo el camino nunca han tenido claro que les iba a ir bien. Es complicado vivir con esa incertidumbre pero es algo que hay que saber manejar… al contrario de lo que piensa la gente, muchas de esas personas que a posteriori han tenido resultados exitosos en la vida, en su día a día no lo veían todo tan claro… y ¡es normal! Estás creando algo desde cero, arriesgando y aprendiendo constantemente; es evidente que le pones todas las ganas del mundo, al igual que también es evidente que no sabes como va a acabar la historia. Así que, ¡nada de visionarios! ni de gente que se levanta un buen día y se le ocurre la idea del millón.
  • Durante el camino se han podido arruinar muchas veces y han tenido que tomar decisiones difíciles. No lo digo como un halago o como un símbolo de “wow, ¡qué bueno!” si no como una realidad… Todos, todos, todos coinciden en que han tenido que tomar decisiones difíciles, decisiones en contra de lo que les aconsejaba la mayoría y han podido arruinarse en muchas ocasiones… así que, ¡desterremos la imagen del emprendedor que lo tiene todo claro! La verdad es que es imposible tenerlo todo claro, y si de verdad te lo crees entonces mientes… recuerda que ¡estás aprendiendo!
  • Han dedicado mucho esfuerzo durante mucho tiempo en sacar las cosas adelante. Que sí, que es muy bonito decir “wow, pues he oído que los de Instagram eran sólo 10 tíos y crearon un producto y se lo compró Facebook”. Pues sí, es cierto… ¿empezamos a contar todas las empresas a las que les ha sucedido lo mismo? Creo que nos van a sobrar dedos… La idea en sí he de reconocer que es bastante “inspiradora” pero lo que suele esconder detrás es que ha habido un equipo comprometido de gente luchando, peleando y sufriendo día a día para tener el producto a punto, para conseguir aumentar las ventas, para tener más tráfico, etc  Todos queremos pegar el pelotazo, pero la verdad es que normalmente el pelotazo como tal no existe.

Os dejo con 2 vídeos que para mi son muy significativos y representativos de lo que acabo de contar. Espero que os gusten tanto como a mi.

[vimeo http://www.vimeo.com/42632868 w=500&h=281]

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=auNC5ZadKcM&w=420&h=315]

Como encontrar trabajo

Standard

buscar trabajo

Recientemente hemos publicado una oferta en la que buscamos programador PHP Senior para trabajar en JobLinker . Me encuentro en pleno proceso de selección y al ser la primera vez que estoy buscando a alguien para contratar me doy cuenta de detalles que nunca me había planteado hasta hoy.

Por este motivo me he decidido a publicar un post en el que explico, bajo mi punto de vista, lo que tienes que hacer para que te contraten (y lo que no tienes que hacer) ;) También te recomiendo leer uno muy bueno que escribió Juan Macías hace unos meses.

  • Pon una foto en tu currículum. ¿Basico? Pues mi experiencia no dice eso… No es que vayas a juzgar a alguien por su apariencia, es simplemente que ya que te voy a entrevistar me gustaría verte. Además, ¿qué imagen crees que me da de ti un currículum incompleto?
  • Cuéntame que haces. Sí, sí, ¿básico también? ¡pues no! No te conozco de nada y empiezo a mirar las empresas en las que has trabajado… ¡pero no se que hacías! Si no me cuentas lo que hacías ¿cómo voy a saber yo si encajas en el perfil que ando buscando o no? Tan sencillo como resumir en 2 o 3 líneas a qué te dedicabas en esa empresa, qué se te daba bien y por qué eres tan bueno ¡VEN-DE-TE!
  • Inscríbete sólo si encajas en la oferta. Afortunadamente casi siempre te das cuenta al momento de quién no encaja en la oferta… y mi pregunta es… ¿por qué te inscribes? Es decir, entiendo que necesites urgentemente trabajo, entiendo que te apetezca cambiar de aires o probar cosas nuevas… ahora bien, si en la oferta pone que busco un cerrajero ¿por qué te inscribes si nunca has trabajado (ni tienes experiencia demostrable) en eso? Un poquito de autocrítica y de sentido común… imagina la imagen que das.
  • Una pequeña introducción / carta de presentación no está de más. De nuevo vamos a lo mismo… ¡VEN-DE-TE! Llámalo carta de presentación o como quieras… pero estaría muy bien que me contaras cómo ha transcurrido tu carrera profesional desde que empezaste hasta hoy, ¡cuéntame una historia de tu vida laboral! (no una historieta).
  • ¿Qué pasa con los “huecos”?. Una mala racha la tiene cualquiera, y no es ningún pecado haber estado 2 o 3 años sin tener trabajo, ahora bien, queda mucho mejor que durante esos 2 o 3 años que buscabas trabajo pongas que estuviste haciendo un montón de cursos a qué aparezca un “hueco” en tu vida laboral como si hubieras desaparecido de la faz de la tierra.
  • ¿40 años y sin experiencia? Algo no encaja…
  • Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Un currículum de 3 páginas (carta presentación + currículum) está bien… ¡un currículum de 12 páginas es infumable! Si tienes mucha experiencia laboral mejor que resumas los puestos o responsabilidades más relevantes en los que has estado en los últimos años; si tienes mucha “rotación” y has cambiado mucho de trabajo últimamente da qué pensar
  • Salario. Yo personalmente nunca he puesto el salario que quiero ganar en mi currículum y nunca lo he preguntado cuando alguien me llamaba para darme la oportunidad de ir a una entrevista. Para mi es “secundario”, es decir, ¡claro que es importante! pero a mi me interesa mucho más “de que va la empresa” y de qué voy a trabajar en ella que el salario en sí mismo. Otra cosa es que vayas a la entrevista y lógicamente lo preguntes para ver si te interesa o no… ah, y lo que es de traca es la gente que pone en el currículum “no estoy buscando trabajo, pero según lo que me ofrezcas” porque eso suena a mercenario y no a una persona que le pone pasión a su trabajo.
  • “No te vendas barato”. Que pongas en tu currículum que estás buscando un trabajo de “lo que sea” o “lo que me pongan” no dice mucho a tu favor. Es como un “me da igual” y demuestra pasividad. Nuevamente todo depende de como cuentas las cosas; mejor poner “busco un puesto dirigiendo equipos ya que tengo una experiencia que avala que soy capaz” que poner “quiero ser jefe”, al igual que mejor poner “soy bueno programando en PHP aunque no me importaría trabajar administrando redes ya que tengo experiencia en ello” que poner un “lo que sea”. ¿Me sigues?
  • En definitiva, ponte en el otro punto de vista. Imagina que recibes tu currículum sin conocerte, imagina que tienes que contratarte…¿te contratarías? ¿por qué sí? ¿por qué no? ¿qué te falta?

Y tú, ¿qué más consejos le darías a alguien que esté buscando trabajo?

Mimando cada detalle de tu producto

Standard

Lo reconozco, soy un friki de los detalles y un apasionado del producto. Pienso que, pese a que un buen producto no garantiza un buen negocio, si que es un pilar fundamental… si no hay un muy buen producto ni efecto “wowness” empezamos mal.

Me atrevería a decir que casi el 100% de la buena o mala acogida de un buen proyecto web está en esos pequeños detalles que acaban haciendo que al final el usuario se decante por una opción o por la competencia; o incluso por no usar esa web si es que no tienes competencia alguna. Todo el mundo está saturado de nuevos productos que salen al mercado, nuevas aplicaciones que te van a hacer la vida más fácil, nuevas redes sociales,etc y el primer escollo que tienes que lograr (y no tienes mucho tiempo) es que:

  • Alguien entre a tu web (o APP) y le quede claro para que le va a servir y para qué no. ¿5 segundos?
  • Si encajas con lo que busca y ya sabe de que va, empieza a trastear… Como le falle o no cumpla las expectativas que esperaba: “adios, muy buenas”. ¿30 segundos-2minutos?
  • Llegado a este punto, y si has superado los 2 puntos anteriores, van a tener más confianza en ti… demuéstrale que eres digno de esa confianza!
  • Si has superado el punto anterior tengo un mensaje para ti: “que tu producto sea útil, práctico y fiable” no implica que lo vayan a usar todos y cada uno de los días, y mucho menos siempre. No te duermas en los laureles!!

En cada uno de estos puntos te lo juegas todo a cara o cruz así que es importante mimar cada detalle. Ahora dirás: “muy bien, me ha quedado claro… pero cuéntame qué es para ti eso”.

  • Homepage con mensaje muy clarito, cristalino… propuesta de valor y mensajes muy claros. 1 o 2 frases como mucho. Si lo acompañas de un vídeo mejor (cortito, 1 minuto como mucho)… yo prefiero ver un vídeo de 1minuto que leerme un quijote de 2 párrafos. En éste punto calidad es mucho mejor que cantidad y si ves que no puedes explicar de qué va tu web con 2 frases lo tienes complicado (¡estrújate el cerebro que algo saldrá seguro!). No te preocupes, si la gente quiere obtener más información ya se la darás… pero más adelante.
  • Producto bien testeado “por dentro y por fuera”. Cuando hablo de “por fuera” me refiero a lo que se ve… “cuando hago click aquí ¿me lleva a dónde esperaba? ¿esta pantalla devuelve la información qué toca o es errónea? ¿por qué creo que puede ser errónea y cómo sería correcta?” . Cuando hablo de “por dentro” me estoy refiriendo al código puro y duro (“¿cómo hace para sacar esta información?, ya está todo funcionando pero si cambiases esto y aquello quedaría mucho más fácil cuando lo tenga que volver a tocar, etc). Es tan importante una cosa como la otra…tu usuario entiende de la 1ª, pero como te descuides en la 2ª te puedes encontrar manteniendo un dinosaurio imposible de gestionar
  • Cuando ya tienes tu “producto” la parte técnica pasa a 2º plano y empieza la parte emocional. ¿Sabías que tu web habla por si sola? Los colores, el tamaño de las fuentes, la colocación y estructura, el número de pasos que tienes que hacer para lograr tal o cuál acción, etc ¿Verdad que no te sientes igual cenando en el “Bar Pepito” que en cualquier “restaurante chic”? pues eso es fruto de la atención de los camareros, del colorido y ambientación del lugar, la iluminación, la presentación y sabor de los platos, etc Detalles que pueden o no pasar desapercibidos a tus sentidos pero que tu subsconsciente procesa y hace que salgas de un restaurante con la sensación de “aquí no vuelvo” o “hay que volver por aquí más a menudo”.
  • Release Early Release Often. No te enfrasques en ir preparando la “megaentrega” de nuevas funcionalidades. Lo recomiendo por 3 motivos:
    • Es muy importante medir así que… si haces muchos cambios no relacionados a la vez va a ser complicado que sepas por qué ahora “conviertes” más
    • Mejor ir dando nuevas cosas cada poco tiempo que hacer a la gente esperar. Admitámoslo: somos impacientes
    • El proceso de aprendizaje sobre tu negocio, lo que demandan tus clientes, etc es iterativo. Entonces ¿para qué esperar a tenerlo todo si cuando lo tengas va a estar desactualizado o no va a ser coherente?

De la importancia de mimar cada uno de estos puntos va a depender que puedas arrancar con la seguridad y tranquilidad de que has hecho un producto lo mejor que podías; sin perder de vista que eso sólo es el punto de partida de un producto cada vez mejor.